lunes, 11 de abril de 2016

"¡Parece golosina, pero tiene vitaminas!"


Hace algunos meses, veía Masterchef USA y una de las pruebas de eliminación era la elaboración de la tarta de Milkbar de la chef Cristina Tosi. Cuando supe que llevaba malta, enseguida quise saber más, porque me encantan los bizcochos malteados y porque me recuerda a mi infancia. De pequeña solía comprar un tubito de pasta de cacao parecido a la Nocilla o a la Nutella, pero elaborado a base de malta. Es entonces cuando me viene a la mente la Ovomaltina y su slogan: "Parece golosina, pero tiene vitaminas" 

La oportunidad perfecta para hacer el intento ha sido el cumpleaños de mi hijo, hace ya algunas semanas. Hasta el año pasado, todavía él me pedía tarta de fondant, pero yo quería variar esta vez. Se la llevé a la salida de su entrenamiento de natación, por lo que hice una versión más grande y solo de dos capas (la original lleva 3), ya que eran muchos niños con los que compartir.

La receta la tenéis en inglés en la web de Milkbar (www.milkbarstore.com). Es bastante larga, pero no así a la hora de prepararla. Parece más complicado de lo que realmente es. 
La tarta lleva, originalmente, mini marshmallows (mini nubes), pero por más que busqué, esta vez no había en ninguna parte y solo me quedaban unos poquitos de la última vez que los compré. Así que, aunque se ve un poco basto, recurrí a los grandes. Lo malo es que también lleva por dentro y se me ocurrió la peor idea: cortarlos en trocitos. Un desastre, que solo se nota al momento de cortar la tarta. Por eso, cuando mis amigas me pidieron foto para ver el corte, esto fue lo único que les pude mostrar de lo que quedó. 
Eso sí, aviso, esta tarta es solo para los muy dulceros.
La receta os la daré en breve para aquellos que no tengan muchas ganas de traducir del inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total